En fechas recientes hemos visto como el fenómeno del bullying no ha hecho mas que crecer en distintas regiones del país, la preocupación es mucha, la alarma ha sonado y sin embargo es probable que estemos enfocando mal el problema, es solamente un asunto de bullying entre dos compañeros que son pares, o el problema es un ambiente moral en las escuelas y fuera de las escuelas que se nos ha vuelto violento y entonces el bullying es sólo un síntoma, la punta del iceberg, la autoridad ha advertido la urgencia de legislar sobre la materia, de plantear castigos fuertes contra los maestros negligentes o incluso contra los agresores, no sería mejor entender el contexto de violencia donde esta ocurriendo el bullying para que trabajando y combatiendo ese contexto de violencia pudiésemos cambiar esta circunstancia.

Previous post Dialoga con tus prejuicios
Next post ¿Por qué puto?