Un nuevo fenómeno comienza a desarrollarse en la frontera norte de nuestro país; miles de migrantes haitianos y africanos se están estancando en Tijuana, con la esperanza de poder cruzar hacia los Estados Unidos.

Previous post Ricardo Anaya, el adversario peligroso
Next post Megaproyectos y Comunidades indígenas