Trump como problema, Peña no es solución

La coincidencia es angustiosa: pocas veces la amenaza había sido tan grande y nuestro gobierno tan apocado. Si mañana Enrique Peña Nieto hiciera una convocatoria para enfrentar la guerra política y comercial que se nos viene, solo uno de cada diez mexicanos tendría confianza en su liderazgo.

Es una tragedia que, justo ahora, la legitimidad presidencial esté tan diezmada. Según las últimas mediciones, la aprobación del jefe del Estado mexicano ronda 12% (Reforma 18/01/17). Desde que las encuestas de opinión existen, nunca se había observado en México una cifra así. ¿Cómo llegamos hasta aquí?

Para leer columna completa: Clic aquí