El 2015 ha sido un año complejo y convulso para la economía mexicana. El alza del dólar frente al peso mexicano y el desplome del precio del petróleo han encontrado respuesta en un Banco de México activo y alerta, junto con una Secretaría de Hacienda que ha optado por el recorte fiscal frente al déficit y la deuda pública crecientes. El subsecretario de ingresos, Miguel Messmacher, doctor en economía por la Universidad de Harvard, explica el presupuesto base cero, el lento crecimiento económico, el efecto en las arcas públicas del bajo precio del barril petrolero, así como la estrategia fiscal que el gobierno proyecta hacia el futuro.

Previous post Después de Arturo Escobar, ¿Tomás Zerón?
Next post La casa del Tucán es un chiquero