Tampoco AMLO puede tirar la primera piedra

Hoy viene a cuento la publicidad que el PAN puso en la televisión para la campaña electoral del 2009: dos equipos jugando a jalar una cuerda en un día de campo, uno integrado por buenos y blancos ciudadanos burgueses y otro por hampones y criminales vestidos de negro.

Aquel spot pintó con nitidez la simplificación del calderonismo sobre la realidad violenta del país: de un lado el gobierno limpio, acompañado por la ciudadanía, y del otro los malos y sus aliados políticos.

Para leer columna completa: Clic aquí