Las elecciones dividen. Es parte esencial de su naturaleza. Se vota de manera diferente por razones ideológicas. Acaso las primeras para distinguir fueron la izquierda y la derecha, el trabajo y el capital, los de abajo y los de arriba.

También separan las regiones. Hay países donde no es lo mismo ser del sur que ser del norte; o ser del campo que haber nacido en la ciudad. Desde que hay elecciones el voto rural es distinto al urbano y ser trabajador para la industria ha sido diferente a ser empleado en los servicios.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Elecciones en España: la batalla generacional
Next post Elecciones legislativas en Venezuela: ¿el principio del fin del chavismo?