Sin oposición no hay democracia

El régimen de la Revolución no fue democrático porque un solo partido se empeñó en hegemonizar (y demonizar) la disidencia. ¿Será que vayamos los mexicanos a cometer el mismo error dos veces?

En 1929 se fundó una colación muy amplia de fuerzas políticas que, bajo la forma de un partido, sirvió para concentrar poder excesivo en una sola persona: el presidente de la República.

Para leer columna completa: Clic aquí