¿Se ha preguntado qué ocurre con una trabajadora sexual cuando llegan a la tercera edad? Normalmente son mujeres que se quedan solas, sus familias las excluyen, la sociedad las orilla a la soledad. Muchas de ellas acaban viviendo en la calle y no tienen un lugar en donde reconstruir una vejez digna. La casa Xochiquetzal se ha convertido en un albergue para trabajadoras sexuales de la tercera edad de la ciudad de México y la experiencia que ahí se está fraguando podría convertirse en un modelo a seguir en todos los municipios del país.

Previous post Los obstáculos que faltan en educación
Next post Las razones de los profesores para salir a marchar