La última década en México ha estado marcada por una trágica crisis de inseguridad. Decenas de miles de personas han sido asesinadas, torturadas, desplazadas y desaparecidas por el recrudecimiento de la guerra contra las drogas. El presidente Enrique Peña Nieto y su administración llegan a la mitad del camino, un momento idóneo para poner a prueba sus resultados en materia de justicia y seguridad.

Edgardo Buscaglia, en el primer bloque del programa, centra su mirada en el papel del lavado de dinero — las redes de apuestas en hipódromos que tejieron los Zetas en Estados Unidos o el papel de HSBC en México como centro de lavado para dudosos capitales internacionales — y su relación virulenta con políticos y narcotraficantes. Carlos Vilalta y Eduardo Guerrero, en los dos bloques restantes, analizan con datos duros las contradicciones de un Estado que, si bien ha llevado considerablemente a la baja la tasa de homicidios, ha tolerado y participado directamente en casos emblemáticos de corrupción e injusticia como Ayotzinapa, Tlatlaya y Apatzingán.

Previous post El Papa, los jesuitas y Peña Nieto
Next post Evaluación educativa al pozo