¿“Repudio total al seguro universal”?

Comenzó como un rumor en redes sociales que más tarde retomaron algunos medios. Luego vino la jornada nacional en contra de la privatización del IMSS. Personal médico y pensionados de esa institución marcharon en 13 ciudades importantes del país el pasado 31 de julio.

La sola idea de que el IMSS se convierta en una empresa privada produce un feroz escalofrío. También hay repudio a la posibilidad de que el Estado mexicano concesione los servicios de salud como lo hizo con la telefonía o las carreteras. Así que el tema es políticamente explosivo y tiene gran capacidad para llevar gente a las calles.

Ya se dijo antes: cabe lamentar la confusión del debate. El lunes pasado escribí aquí sobre la falta de transparencia del IMSS con respecto a su proyecto de construir y operar cuatro hospitales a través de asociaciones público-privadas que en otros países llaman, lisa y llanamente, concesiones.

Para leer columna completa: Clic aquí