Relevo en la coordinación parlamentaria del PAN

Leonardo Curzio, conductor: ¿Madero resuelve apropiadamente la crisis que se deriva del video de Montana y la pachanga que tenían los diputados panistas?

María Amparo Casar (MAC), colaboradora: No me parece que la resuelva, ni ésta ni las anteriores, de manera apropiada. Cada vez que hay un presunto delito, no tenemos pruebas de que esa fiesta haya sido financiada con los recursos públicos… Pero este no es un primer escándalo que puede involucrar un delito en términos de la utilización de los recursos públicos, y creemos que este tipo de faltas administrativas se resuelven quitan a la persona de su responsabilidad, eso me parece condenable.

Se tiene que abrir una investigación y si lo encuentran culpable de haber cometido alguno de los delitos de la Ley de Responsabilidades Públicas, pues entonces proceder así. Pero todo lo resolvemos quitando del puesto que tiene encargado el funcionario.

Ricardo Raphael (RR), colaborador: El expresidente Felipe Calderón decía: “Son expresiones de un proceso de corrupción, no sólo en sentido económico, sino moral y político”, y añade: “Espero que haya tocado fondo con estos hechos”. Me queda claro que no ha tocado fondo.

Claramente el PAN está viviendo una crisis muy seria de sus cuadros. La manera como Gustavo Madero ha resuelto el tema, vamos a irnos un caso atrás, el caso de los ‘moches’, fue eludir la investigación; o sea, es un hombre muy hábil para eludir los golpes y así seguir avanzando.

Coincido con María Amparo, me temo que simplemente removiendo al líder de la fracción parlamentaria del PAN, no es un mecanismo que lleve a tocar fondo y a construirse una plataforma política distinta hacia las elecciones del año próximo.

El escándalo aquí es el contexto: reunión parlamentaria de preparación. En la noche se van todos estos legisladores a divertirse a una casa cuyo costo es de 40 mil pesos diarios, súmenle a esto el alcohol, las señoritas que están pagadas para estar ahí. De repente ahí es donde empieza la sospecha, esa fiesta no costó menos de 150 mil pesos, la pregunta es: ¿lo pagaron de sus bolsillos o no? Sospechamos que no.

Dice Villarreal o Villalobos, uno de los dos: “No, no, esto lo pagamos nosotros”. Pues que lo demuestren porque todo aparenta que eso fue pagado con recursos públicos. Y entonces el escándalo está ubicado ahí y no en Villalobos o Villarreal viendo una teibolera a las 2:00 de la mañana.

LC: Tendrá que haber la investigación de si usaron o no recursos públicos.

Pero a mí me dice mucho y creo que hay un principio de autoridad moral en el ejercicio de una coordinación parlamentaria, son representantes de la nación estos señores.

Para escuchar audio completo: clic aquí