Es insuficiente y sobre todo equivocado asumir que la Cámara de Diputados dejó fuera la aprobación de la Ley General del Servicio Profesional Docente, una de las tres piezas de la Reforma Educativa, porque la CNTE bloqueó las instalaciones de la Cámara de Diputados. Para decirlo claramente: esa presión fue relevante pero no fue la única.

Previous post Reforma Energética
Next post La iniciativa atorada