“La enseñanza que dejó este penoso litigio es que cuando se juzgan altos oficiales (militares)… quien se atreva a investigarlos o sancionarlos su vida se convierte en un infierno.”

Esta sentencia es de Ramiro Bejarano, columnista del diario colombiano El Espectador, además de docente y experto en temas de Derecho Procesal. Por más de una razón viene al caso en nuestra coyuntura mexicana; fue escrita cuando la Corte Suprema de su país, por una mayoría débil, evitó que el coronel Luis Alfonso Plazas Vega gastara 30 años de su vida tras las rejas.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Crisis política española: ¿hacia nuevas elecciones?
Next post Hacia la Constitución de la Ciudad de México: candidatos independientes