En 2013, cuando la Suprema Corte de Justicia ordenó que Florence Cassez fuese liberada, siete de cada diez mexicanos estuvieron en desacuerdo. La opinión pública la había ya juzgado como culpable de pertenecer a una banda de secuestradores, Los Zodiaco, encabezada supuestamente por su novio, Israel Vallarta Cisneros.

Diez años han pasado desde que ambos fueran detenidos mientras circulaban por la carretera vieja a Cuernavaca. Diez años han también transcurrido desde que Genaro García Luna y Luis Cárdenas Palomino, entonces cabezas de la Agencia Federal de Investigación (AFI), fabricaran un rescate para engañar a la opinión pública.

Para leer columna completa: Clic aquí

 

Previous post El cine mexicano en el mundo
Next post ¿Quién persigue al ex gobernador?