La privacidad en México nunca ha sido una de nuestras principales preocupaciones y no lo está siendo ahora en la era digital donde nuestros datos personales pueden ser fácilmente manipulables, usados incluso en nuestra contra.

Previous post EPN, entre hombre de Estado y político electorero
Next post Caso Tomás Angeles Dauahare