Por: Osvaldo Macuil Rojas

El periodista presentó su libro Mirreynato. La otra desigualdad. Exhibe a Gerardo Islas, el dirigente estatal de Nueva Alianza, entre uno de los ejemplos de la clase mirrey, junto a personajes como Jorge Kahwagi, Jorge Emilio González —el Niño verde– y el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval.

Los elementos principales del régimen del “mirreynato” que vive México es alimentado por la “élite de idiotas” que tienen la necesidad de una ostentación para llamar la atención, y en el que la prensa rosa juega un papel importante, pues es el canal a través del cual exhiben sus excesos, expuso Ricardo Raphael durante la presentación de su libro Mirreynato. La otra desigualdad.

Acompañado del periodista Nicolás Alvarado y la catedrática del CIDE, Blanca Heredia, el columnista de El Universal expuso que la élite mexicana ha maximizado su falsa ideología al grado de generar niveles inauditos de impunidad y corrupción con los actos que cometen.

Entre las principales características que definen al régimen del “mirreynato” se encuentra la necesidad de ostentar, que genera corrupción e impunidad y que al mismo tiempo evidencia el sistema de educación fallido.

Nota completa en: Diario Cambio

Previous post Mirreyes: nepotismo 2.0
Next post México en la Generación del Desarrollo