La propuesta vino del procurador y el Presidente concedió. Hace diez días se reunieron y ahí se lo advirtió: la ruta prevista por la Constitución para nombrar al primer fiscal de la República es intransitable.

Enrique Peña Nieto escuchó los argumentos y Raúl Cervantes compartió el reclamo escuchando desde el primer día en que lo nombraron cabeza de la PGR.

Muy pocos actores fuera del gobierno están dispuestos a trabajar en el diseño de la Fiscalía General si el actual procurador va a ocupar – en automático- la silla del fiscal.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Fiscalía anticorrupción
Next post Foro Eleva 2016