¡Qué paradojas! La propuesta de unidad convocada por el presidente Enrique Peña Nieto divide las opiniones. Lo mismo sucede con el llamado a marchar que varias organizaciones sociales han hecho para este domingo bajo la consigna “Mexicanos Unidos”.

No son pocos los liderazgos, grupos y ciudadanos que se han negado a participar. En principio parece mezquino negarle al país la urgente solidaridad que se requiere para enfrentar un desafío exterior tan grave como el encabezado por el gobierno de Donald Trump.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Trump y el mundo
Next post El 60% de los mexicanos