País de mirreyes

País de privilegios. País de élites más presuntuosas que antes. País donde los del piso de abajo nunca visitan a los de arriba y éstos ni siquiera saben que existe la planta baja. Ese lugar en el cual las élites económicas tienen más poder que nunca, y no le rinden cuentas a nadie. Ese penthouse escudriñado por Ricardo Raphael en su nuevo libro Mirreynato que tan bien descubre los modos que ordenan y reproducen el poder que nos gobierna. Y que explica la desigualdad que venimos arrastrando y tanto nos aqueja.

Opinión completa de Denise Dresser para suscritos en Reforma