No hay diplomacia que alcance

Las denuncias contra México por violación a los derechos humanos hacen pilas muy altas en las oficinas de los organismos internacionales. La pesadilla de los actuales funcionarios es que cualquier día de estos se desplomen en cascada y sepulten políticamente al gobierno.

Sólo en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se hallan más de mil 500 acusaciones en trámite. No existe otro país ahí sentado que posea una colección similar.

En marzo de este año el relator especial de la ONU contra la tortura, Juan E. Méndez, dijo en su informe que la tortura y los malos tratos continúan usándose en México como medio de investigación criminal; aseguró también que se trata de una práctica generalizada.

Para leer columna completa: Clic aquí