Todos los periódicos, leo, columnas, todas apuntan a una dirección: que se cumpla la ley, incluso lo dice el secretario de Educación: “la mejor manera de enfrentar estos dilemas de la educación es con la ley en la mano”.

No dudo que haya que mostrar el músculo del imperio del Estado y la ley, cuando hay violaciones claras a derechos, cuando, por ejemplo, los profesores en Guerrero bloquean la autopista del sol, en efecto se están pasando de la raya y es necesario que la autoridad muestre el músculo del Estado para que eso no ocurra.

Cuando los profesores en Oaxaca se presentaron a dar clases ayer, cuando no han bloqueado la entrada a la ciudad de Oaxaca y lo que han hecho es manifestarse en contra de una legislación, incluso discutir la posibilidad de una legislación distinta, ahí no hay ninguna violación a ningún derecho, a ninguna ley, a ninguna norma del Estado.

Tengamos mucho cuidado en andar mezclando las cosas porque cuando habla de la CNTE, son muchas CNTE, y no es lo mismo Guerrero que Oaxaca que Michoacán. De pronto cuando lee desde “Chilangocracia” las notas y le dan ánimos un poco autoritarios y le dan ganas de acabar con esas representaciones, se puede uno estar equivocando con lo que en realidad ocurre.

Cada entidad tiene su propia lógica y me parece que el recado que tendríamos que estar recibiendo es que la especificidad regional en materia de la aplicación de la reforma educativa va a ser mucha.

Previous post Propaganda gubernamental
Next post Derecho al nombre