Después del enfriamiento diplomático entre Francia y México en el contexto del caso Florence Cassez y la cancelación del año de México en Francia, el país galo parece volverse a enamorar de la cultura azteca.

Previous post Conversación con Gilles Lipovetsky
Next post García Harfusch: investigador investigado