Miguel Ángel Mancera fue el gran derrotado durante la jornada electoral. La tragedia política le cayó por partida doble. Primero porque su proyecto de nueva Constitución para la Ciudad de México no despertó interés y segundo porque Morena consolidó su posición como el partido más votado de la capital.

En la cuenta final solo uno de cada cinco chilangos fuimos a sufragar este domingo para elegir a la Asamblea Constituyente, es decir que hubo poco más de 80% de abstención.

¿Por qué el tema de la nueva Constitución no despertó pasiones? Las razones son varias, pero hay dos que destacan.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Voto para decirle no a la corrupción
Next post ¿Crímenes de lesa humanidad en México? La investigación de Open Society Foundation y la respuesta de Segob