El mal juez por su casa empieza. El viernes de la semana pasada EL UNIVERSAL publicó una nota denunciando la violación que los magistrados del Tribunal Electoral de la Federación (Trife) cometieron al rebasar el tope que su propia norma determina para gasto en adquisición de vehículos.

Siendo que no debían erogar más de 600 mil pesos por unidad, estos jueces se regalaron camioneta cuyo valor supera el millón doscientos mil pesos.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post El 60% de los mexicanos
Next post ¡Nos chingamos al Estado!