Los Malos

Conforme avanza el tiempo y la impunidad se consolida, son más los negocios que controlan. Los Malos están ahí porque nadie se atreve a ponerles un alto.

Así los llaman. No alcanza ya la curiosidad para saber a qué rama del crimen pertenecen. Se les denomina “Los Malos.” Están por todo el territorio. Gobiernan tantos asuntos que resulta difícil hacer el inventario. 

Los Malos son los que cobran derecho de piso a los negocios legales. Son los que controlan la venta de materiales de construcción. Son los que entregan salvoconducto para que las personas y la mercancía circulen.

Los Malos tienen, en Veracruz, el monopolio de la piña; en el Estado de México el control de la piedra, la arena y la grava, en Michoacán gestionan el negocio del aguacate, en Ciudad Guzmán participan del comercio de las berrys, en Guerrero cobran por transitar los caminos rurales, en Manzanillo exigen impuestos ilegales a los pescadores, en Morelos son los que consiguen los permisos y las licencias de construcción, en el Bajío extorsionan a los transportistas, en la Ciudad de México tienen el poder para cerrar o bien para forzar la venta de los negocios.

Para leer columna completa: Click aquí