En el año de 1999 este lema de campaña entregó al ex gobernador del Estado de México, Arturo Montiel Rojas, una cantidad importante de votos.

Resulta paradójico que, pasado el tiempo, el mismo político mexiquense haya sido acusado de violar derechos humanos y también de ser un ladrón.

Maude Versini denunció a su ex marido por violar los derechos de sus tres hijos. Y es que el poderoso político presuntamente manipuló a la justicia mexicana para impedir que la madre pudiera aproximarse a esos niños durante más de cuarenta meses.

Para leer columna completa: Clic aquí

 

Previous post Peña Nieto y las verdades distorsionadas
Next post Crisis política española: ¿hacia nuevas elecciones?