Es falso que los actos de corrupción cometidos por funcionarios públicos puedan ser perseguidos como delitos graves. De hecho la mayoría de ellos son todavía invisibles para la justicia penal.

Un error legislativo dejó como letra muerta las reformas…

Para leer columna completa: Click aquí

Previous post Gobierno de AMLO. 100 días
Next post Mentiras y torpezas sobre el caso Moreno Valle