Guatemala se ha visto involucrado recientemente en una nueva ola de violencia, por la insatisfacción popular en contra de autoridades corruptas que ha conseguido la destitución del expresidente Otto Pérez.

Previous post Contra la retórica de la intransigencia
Next post El Presidente puede salvar la Fiscalía