1 comentario en “Las cárceles federales, una mirada lastimosa”

  1. Parece que la única solución seria privatizar las prisiones. Muchas cosas han mejorado al privatizarlas, por ejemplo el teléfono y los bancos. Privatizar las prisiones no sólo mejoraría las condiciones de los presos (incluso serían presionados a trabajar para pagar su estancia) y daría más transparencia al asunto. Una cárcel administrada por Unilever estaría muy interesada en una buena publicidad, y como en México somos muy exigentes con lo privado–no así con lo público–estaría siempre en el centro de atención

Los comentarios están cerrados.