La reciente visita del Papa Francisco a México reactivó la vieja discusión sobre el Estado laico. Millones de pesos del erario público, tanto federal como estatal, fueron empleados para la visita del Obispo de Roma, jefe de una de las iglesias del mundo. Es complicado, o quizá imposible, justificar que Chiapas o Michoacán, estados con enorme pobreza y considerable deuda pública, hayan gastado millones de pesos en publicidad y preparación para la breve visita de Francisco.

Uno de los pilares del estado moderno es la garantía de laicidad. Durante el siglo XIX, fue una de las grandes batallas políticas en México y en América Latina. La guerra cristera y la tensión diplomática con el Vaticano, ejecutadas por el PRI, han quedado enterradas en el olvido. ¿Representa la visita del Papa un retroceso a la laicidad en México?

Ricardo Raphael conversa con Bernardo Barranco, autor de Las batallas del estado laico, y con la historiadora Mónica Uribe para analizar las implicaciones, el registro de los daños y los eventuales aciertos que Francisco cimbró en el republicanismo mexicano.

Previous post Más del “Mirreynato” con “Los Porkys de Costa de Oro”
Next post Los Porkys del Mirreynato