Llegó a mi teléfono celular un mensaje invitándome a participar en una marcha para exigir la renuncia del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Me llamó desagradablemente la atención la imagen de un águila devorando la cabeza degollada de un ganso, junto con la fecha del 5 de mayo, el lugar de la cita, el Ángel de la Independencia, y la hora, las 11 de la mañana.

Para leer columna completa: Click aquí 

Previous post SILVIA MOLINA
Next post VENEZUELA TRAGEDIA HUMANA