La Gran Conspiración

Tienen razón, sí hay una conspiración en su contra. Es la conjura, el complot, la colusión de muchos que se han ido inspirando y contagiando. No es una mera cacería de brujas, lo que se trama es derrocar las costumbres, los modos, la cultura y las instituciones que han normalizado la corrupción en México.

Se equivoca el ingenuo que quiere suponer la existencia de una mente maestra detrás de la revuelta. Ocurrió que los astros se alinearon a favor de la sedición simultánea de los muy distintos.

La sociedad agraviada y algunos medios influyentes, la cúpula empresarial y decenas de organizaciones, voces de la academia y de otros individuos que son escuchados desde el extranjero.

Para leer columna completa: Clic aquí