El país ha tenido pocos momentos fundacionales de su estado de derecho, sin duda uno de ellos está ocurriendo en este momento cuando la reforma al derecho penal, la aparición de los juicios orales, los procesos adversariales, ya explicaremos de que va el asunto, están cambiando la manera de hacer justicia en nuestro país, no todos los cambios se dan fáciles y se resuelven de manera sencilla, en realidad muchos de los cambios requieren reformas estructurales mayores, cambios institucionales que no se han dado, leyes que todavía no se aprueban, precisiones en la interpretación de esas leyes que todavía están por venir, los juicios orales pueden ser un gran salto cuántico en el estado de derecho mexicano pero también pueden ser un salto donde mas de un caso se caiga y donde la vida institucional del país se nos desbarranque.

Previous post El tío del Presidente
Next post México – España en el Siglo XXI