Durante varias décadas el superpoblado asentamiento urbano del Valle de México ha ocasionado un impacto negativo en la calidad del aire. La política pública central que los gobiernos de la ciudad han empleado para paliar la crisis ambiental es el programa Hoy No Circula. ¿Cómo llegamos a la crítica situación actual? ¿Qué resultados ha dado el programa a lo largo del tiempo? ¿Hay evidencia empírica que demuestre su éxito y, por lo tanto, justifique su permanencia? ¿Qué otras medidas alternativas deberían acompañar o sustituir al Hoy No Circula?

Previous post El irritante gobierno mexicano
Next post Reino Unido frente al Brexit