Hay una guerra por los recursos naturales en Sonora

Hay una guerra por los recursos naturales en Sonora

Post Opinión

El estado mexicano de Sonora vive una guerra cruel por los recursos naturales. La lista de las víctimas de esta confrontación crece todos los meses. El 27 de mayo desapareció el vocero del pueblo yaqui Tomás Rojo Valencia. Dos semanas después fue acribillado en Cajeme Luis Urbano Domínguez, activista también a favor de los derechos del pueblo yaqui. El 3 de mayo, en ese mismo municipio, perdió la vida Abel Murrieta Gutiérrez, candidato a presidente municipal, exprocurador general de la entidad y abogado de la familia LeBarón, cuyos integrantes también son víctimas de esta guerra. El común denominador de todos estos casos es la lucha por el territorio. 

A principios de noviembre de 2019 fueron asesinados tres mujeres y seis niños de la familia LeBarón en una emboscada en el municipio de Bavispe. Alfonso Durazo, entonces secretario de Seguridad Pública federal, afirmó que esta tragedia pudo ser la consecuencia de una disputa por el territorio entre organizaciones criminales.

Adrián LeBarón, padre y abuelo de las víctimas, aseguró que detrás de este sangriento episodio estaba el Cártel de Caborca, encabezado por el viejo narcotraficante Rafael Caro Quintero. Explicó que el control del agua pudo haber sido el móvil detrás de la masacre. También se especula que la disputa por el litio es parte del problema.