Es monumental la arbitrariedad que el Senado estuvo dispuesto a cometer para cumplirle a Manuel Velasco Coello el capricho de ser a la vez, senador de la República y gobernador en Chiapas.

La Constitución mexicana prohíbe sin flexibilidad lo que la Cámara Alta le regaló a este poderosísimo mexicano. Es oficial: el güero Velasco está por encima de la ley.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Los dilemas de la Gobernación
Next post Rotulistas