La cigüeña decide injustamente muchas cosas en nuestro país y una de ellas es el contexto de violencia donde a los mexicanos de hoy les está tocando nacer. Los futuros padres deberían exigir que esa ave encaminara su vuelo hacia Aguascalientes, Yucatán, Querétaro, Tlaxcala o Campeche. En cambio habrían de evitarse los alumbramientos en Guerrero, Sinaloa, Baja California, Chihuahua, Michoacán, Guanajuato o Veracruz.

Considerando la cifra de asesinatos – según el Sistema Nacional de Seguridad Pública- la primera lista de entidades corresponde a los territorios pacíficos del país. En contraste , dentro de la segunda se hallan los estados donde muere más gente de manera violenta. (La estadística corresponde a los datos registrados durante los primeros meses de 2017).

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Daniel Giménez-Cacho, los rostros
Next post Estado Espía