¿Por qué el presidente Enrique Peña Nieto nombró como director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) a un funcionario investigado por los hechos ocurridos en Iguala la noche del 27 al 28 de septiembre de 2014?

Desde el miércoles de la semana pasada Omar García Harfush es la cabeza del FBI mexicano. Ocupa la silla que antes fuera del polémico Tomás Zerón.

De entre todos los candidatos posibles para dirigir la AIC era difícil encontrar a alguien que provocara más desconfianza.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post México en Francia, el auge cultural
Next post Presidente Trump: ¿Qué sigue?