No estaba en Guerrero durante la noche en que desaparecieron los normalistas. Veinte días antes lo enviaron a Michoacán. Tengo en mi poder documentos que lo confirman. El 6 de septiembre de 2014, por vía telefónica, Omar García Harfush recibió órdenes para trasladarse con el propósito de ayudar a echar a andar la Gendarmería en esa otra entidad.

Dejó como encargado de despacho a José Antonio Cabrera Méndez, su supervisor operativo. El desempeño de la Policía Federal (PF) la madrugada del 26 al 27 de septiembre es responsabilidad de este otro funcionario.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Donald Trump, presidente
Next post Contra la retórica de la intransigencia