Ricardo Raphael, colaborador: Ayer falleció “La Quina”, este líder petrolero, a sus 91 años.

Este personaje mezcla de ogro filantrópico, generosísimo con los niños de Tampico; y del otro lado, este hombre a quien se le acusó de traficar con armas para darle parque a sus dirigentes sindicales.

Lo cierto es que Joaquín Hernández Galicia fue detenido, el primer golpe político que dio Carlos Salinas de Gortari, un golpe que poco tuvo de fundamento judicial, pasado el tiempo nos queda claro que ahí se sembró un cuerpo y se sembraron armas y se le acusó de homicidio y de portación de armas.

Si esas no fueron las causas, vale la pena revisar cuáles fueron las causas de su detención, hay dos que vale la pena revisar: “La Quina” se opuso en los 80 a la modernización de Pemex, en el momento en que se intenta modernizar la paraestatal, retirarla de la burocracia, “La Quina” se opone y le adelanta al gobierno saliente de Miguel de la Madrid y al siguiente de Salinas de Gortari que con él no podrían contar para esa modernización.

Segundo, “La Quina” entiende que esta pluralización que vive México, expresada en la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas, le puede favorecer. Aunque muere negando que apoyó a Cuauhtémoc Cárdenas, es claro que el sindicato petrolero coqueteó con el hijo del general y que Cárdenas pudo incluso haber recibido recursos para su campaña del 88….[tc]

Audio completo: Clic aquí

Previous post El Documento Miranda
Next post La Secretaria y su fuente