El regreso de la extrema derecha alemana

En febrero de 2013 la extrema derecha volvió al tablero político alemán. Desde entonces, el Partido Alternativa para Alemania (AfD por sus siglas en alemán) ha aumentado su presencia electoral hasta convertirse en la tercera fuerza nacional. El AfD se manifiesta en contra del euro, en contra de los subsidios para países europeos en crisis y, fundamentalmente, en contra de la política de refugiados de la Canciller Angela Merkel.

Recientemente, en marzo de este año, Alternativa para Alemania logró 25% de los votos en las elecciones estatales. Posicionado como la tercera fuerza electoral a nivel nacional, en algunos estados, como Sajonia-Anhalt, el AfD se convirtió incluso en la principal fuerza de oposición.

El 1 de mayo, reunidos en Stuttgart, el congreso nacional del AfD aprobó un programa antimusulmán que llama a cerrar mezquitas, prohibir rezos públicos y velos, así como a rechazar al Islam como parte de Alemania. En el mismo congreso, el AfD cuestionó el calentamiento global, llamó a la salida del euro y a la reinstauración del servicio militar obligatorio alemán.

¿Desapareció el histórico consenso de la postguerra en contra de la ultraderecha? ¿Cuál es el techo electoral del AfD? ¿Podría representar una amenaza real para la gobernabilidad alemana y el mandato de Angela Merkel?

Ricardo Raphael conversa con Peter Sonnenberg, corresponsal en México de la cadena alemana ARD.