El golpe militar contra Salvador Allende marcó a toda una generación, a un país, Chile, a un continente, a América, y al mundo. Uno de los golpes más salvajes, más cruentos que hayan ocurrido. Después de ese golpe militar, Pinochet sube al poder, mueren más de 3 mil 500 personas, 40 mil son torturadas o desaparecidas y pasa una larga temporada de un régimen que suprimió las libertades y que mostró la cara más desagradable del imperialismo y de la violación de derechos humanos.

Previous post Privilegios, corrupción e ineficiencia
Next post Cambio en los lentes para mirar la fiscalidad