“¡Es la economía, estúpido!,” fue la frase que hizo ganar a Bill Clinton en 1992. “Es el sexo, estúpido,” es la frase que hará ganar a Hillary Rodham Clinton en 2016.

El debate presidencial de ayer giró alrededor de varios temas pero solo uno será recordado: no fueron los migrantes,ni el libre comercio o las políticas para proteger el empleo.

Fue el sexo: el candidato republicano se sinceró hace 11 años en una conversación con el periodista Bill Bush sobre sus pulsiones eróticas más bajas.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post El joven maravilla
Next post A 2 años de Ayotzinapa