Les encanta ostentar dinero y sus excesos, arropados por la impunidad, son la antítesis de la cultura del esfuerzo. ¿Para qué si pueden tenerlo todo sin sacrificarlo? Son mirreyes y este es el tiempo y el país donde les toca vivir.

Previous post Ricardo Raphael y “El Mirreynato” en Contenido
Next post Des-civilización: Norbert Elias