Ricardo Raphael y el escritor Paul Auster en una segunda charla profundizan en lo que uno puede escribir sobre el pasado, hablar de personas muertas, el no atacar personas vivas, porque para el escritor y cineasta no es ético hacerlo.

Previous post Haciendagate
Next post ¿Tiene el coraje para decir la verdad?