El escritor y poeta mexicano Oscar de la Borbolla, al que le gusta más ser pensador en el sillón de “No Hay Lugar Común”.

Previous post La hipótesis Corral
Next post Entre Duartes te veas