Entre las malas noticias hay una buena que festejan en Los Pinos: tuvieron razón Luis Videgaray y el presidente Enrique Peña Nieto cuando invitaron a Donald Trump para que viniera a México.

Por encima del naufragio hoy hay un puente de comunicación con el futuro mandatario de Estados Unidos gracias a que se cometió una osadía muy criticada, entre tantos otros, por quien escribe estas líneas.

Sin embargo, es imposible olvidar que horas después de la visita, el candidato republicano resumió aquel encuentro a partir de la frase siguiente: “Son gente grande, líderes grandes, pero ellos van a pagar por el muro”.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Privilegios fiscales
Next post Conversación con Gilles Lipovetsky