En entrevista con Denise Maerker, Ricardo Raphael habló del  liderazgo de Juan Díaz de la Torre en el SNTE.

Denise Maerker (DM), conductor: Oye Ricardo, ya pasaron… ahorita ya vimos todos los aspectos jurídicos y demás de la detención de Elba Esther Gordillo.

Lo platicamos contigo en la mañana siguiente de lo que ocurrió, han pasado ya varios días y hay varias respuestas que ya podemos empezar a ver respecto al tema, digamos, de la reacción de los maestros.

¿Tú cómo lo estás viendo?

Ricardo Raphael (RR): Mira, parece que el Gobierno, pero bien, teníamos dudas entonces; a partir de una maniobra que era interesante, y en algunos sentidos perversa, porque lo que no temíamos en ese momento es que iban a apoyar a Juan Díaz de la Torre para que se quedara él, no sólo con la secretaría general, que ya tiene, sino con la presidencia, por lo menos hasta que se resuelve esta duplicidad de funciones.

Juan Díaz es un hombre que está tan metido en los asuntos de corrupción, como si se comprueba (inaudible) la profesora Elba Esther Gordillo, porque él fue un gran estratega en las finanzas del sindicato, luego del Panal, fue subsecretario particular… a ver, difícilmente encontraremos a alguien que estuviera más enredado en estos temas que…

DM: Sí, por eso estaba ahí.

RR: … y en ese sentido se ratifica un liderazgo del SNTE muy débil, porque si Juan Díaz se le ocurre políticamente disentir del gobierno de la reforma, pues la guadaña pesa sobre su cuello, y en ese sentido es un muy mal líder de los profesores. Muy bueno para los propósitos de la reforma, y sobre todo para el sometimiento del sindicato por parte del Estado, el Gobierno mexicano.

Entonces, una operación, como te decía, muy interesante y en algo muy perversa pues.

DM: Ahora, lo que me sorprende es que, para que saliera, tenía que haber lo que algunos llamaron el “tigre de papel”, es decir, sólo lo puedes hacer si al mismo tiempo las bases no están dispuestas a movilizarse, pero lo que se llama nada, es decir… y lo platicábamos fuera del aire, Pepe, y yo en el sentido de que, ¿en qué gastó su fuerza Elba Esther Gordillo?

Finalmente había detrás de Elba Esther una amenaza implícita que era: “O hacen lo que yo quiero, o negocian conmigo, o yo les paro el país, o les paro el Estado”.

Alguna vez incluso hablando con, recuerdo, Humberto Moreira, me dijo que Elba Esther era tremenda, que a él le había generado… lo perseguían aparentemente por las calles de Coahuila los maestros y demás; es decir, había toda una construcción del mito de que Elba Esther era capaz de hacerle la vida imposible a un gobernador, o amenazar con acabar simplemente con la paz social, digamos.

Esto no resultó para nada ser cierto.

RR: Pero no era una amenaza de papel, lo hubiese podido hacer, pero necesita correas de mando para hacerlo, y esta operación neutralizó las correas de mando. Es decir, no es que levantara a 200 mil profesores, pero sí podía levantar a 50 mil, y esos 50 mil, digamos, son correas de mando que van por la unidad multiseccional fundamentalmente; y todos estos están metidos en algún acto de corrupción, es difícil señalar alguno que no.

Entonces lo que hacen es aprovechar que los expedientes abundan para frenar las correas de mando, y en ese momento la base magisterial simplemente va tranquila a defender a Elba Esther Gordillo, digamos.

Si no se lo están pidiendo sus mandos inmediatos y esos mandos están debilitados por corruptos, sí se entiende el pasmo que se está observando actualmente.

DM: Debe ser una debilidad estructural que ya tenían, es decir, que era los mandos; si los mandos estaban tan involucrados que cualquiera que les dijera: “Ay, Elba Esther Gordilla es corrupta, pero de ti no nos vamos a fijar”, pues ya lo tenía controlado.

RR: Así es.

José Merino (JM), conductor: Ricardo, perdón, una pregunta muy rápida, leí ayer tu columna en El Universal y parte del mensaje era, bueno, en realidad la estructura del sindicato no ha cambiado, las cuotas, la forma en que se entregan no ha cambiado, pero me gustaría preguntarte, digamos, de cara a la reforma educativa que ya se firmó incluso, ¿el encarcelamiento de Elba Esther le da mayor viabilidad?

RR: Mira, aquí es donde yo sí pondría la mirada completa, porque luego estos juegos de pirotecnia nos alejan de lo fundamental….

DM: De la reforma.

RR: … y lo platicábamos en esta semana pasada, Pepe, lo fundamental es la reforma a la ley secundaria.

JM: Claro.

RR: Es decir, a ver, lo que dice la Constitución está muy lindo y yo lo aplaudo, pero no llega a ningún lado si no tiene ruedas.

DM: Y es lo que vamos a ver.

RR: Y la reforma se va a instaurar al Sistema Nacional de Evaluación y el sistema de profesionalización docente está pendiente.

Mi pregunta es si van a aprovechar esta docilidad, que no va a durar demasiado, esta docilidad… seis meses de vida, para hacer un reforma a fondo en la ley secundaría, o no.

Y yo lo decía en el artículo, me temo que… por lo menos no conocemos por dónde va, porque el Gobierno está encerrado, discutiendo consigo mismo esta reforma, a diferencia de lo que ocurrió con la constitucional; la constitucional sí la discutieron con la sociedad civil, si se ventiló, se construyó de manera bastante plural.

Y estoy un poco preocupado, déjame plantearlo así, a ambos, que si no hay un diálogo ya con el Gobierno, de las organizaciones sociales, a propósito de la reforma de ley secundaria.

Y desde esta perspectiva sí me preocupa algunas voces que dicen: “Ahora que ya tenemos un liderazgo a modo -es decir de Juan Díaz-, entonces con ellos ya podemos pactar”, y adiós sociedad civil; eso me parecería insoportable.

DM: Bueno, estamos en… si, importante.

Vamos a ver qué ocurre, pero por lo pronto dejar ahí el, digamos, en que nos tenemos que estar fijando.

Te agradezco mucho como siempre, Ricardo, un gusto.

RR: Muchas a los dos. Hasta luego.

DM: Gracias.

Y esto también lo vemos a saber porque sí hay un grupo de la sociedad civil que está insiste y insiste todo el tema, que es Mexicanos Primero, a ver qué tanto lo sacan o no lo sacan.

Previous post Políticas de educación y de salud
Next post El caso Gordillo, ¿nuestro Gürtel mexicano?