Nunca antes el consejero jurídico del Presidente había sido tan poderoso. Se llama Humberto Castillejos Cervantes y jugó un papel más que protagónico, para lo bueno y para lo malo, en las reformas que fueron parte del Pacto por México.

La confianza que le tiene Enrique Peña Nieto parece ciega, y es que es capaz de marear con sus argumentos legales al mejor opositor.

Ayer este joven funcionario fue acusado por senadores panistas de ser el principal obstáculo contra la Ley de Transparencia y Acceso a la Información. Ya lo llaman “El Fantasma de la Opacidad”. Y es que con su influencia y participación logró descarrilar una iniciativa muy importante.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Gerry Islas es el ejemplo del Mirreynato en Puebla: Ricardo Raphael
Next post La otra desigualdad