El asesinato de los sacerdotes jesuitas tiene detrás una red de complicidades en México

Ricardo Raphael

¿Cómo explicar que, ante la evidencia de una red criminal que durante varios años ha operado en Urique, no existen registros de la actuación de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, cuando esa dependencia es la única facultada para perseguir redes como la liderada por “El Chueco”?

 

La situación que se vive en la Sierra Tarahumara es un reflejo de lo que sucede en muchas otras regiones del país. La maraña de complicidades político-criminales crece todos los días, mientras las autoridades responsables de atajar la violencia, cuando aparecen, lo hacen solamente para apaciguar el enojo social y resolver mediáticamente la crisis. Bien lo dijo el padre Patricio Ávila durante las exequias de los dos sacerdotes jesuitas: “Los abrazos ya no alcanzan para detener los balazos”. O, dicho en otros términos, la demagogia ya no sirve de escudo para nadie: ha pasado demasiado tiempo y la población continúa vulnerable, inerme y desamparada…

Lo más visto

Jean Meyer, historiador mexicano de origen francés

Conversación con el historiador mexicano de origen francés, Jean Meyer. Es profesor e investigador del…

Bronislaw Zajbert, sobreviviente del holocausto.

Hambre, enfermedades, violencia, trabajos forzados… Los horrores que vivió Bronislaw Zajbert en el gueto nazi…

Elige tu medio de contacto favorito

Contacto para conferencias

Imagen - Ricardo Raphael

¿Buscas la lista de conferencias? da click aquí